Icono del sitio A Los Pies de Cristo

El Ancla.

ancla.pngHace poco compartí con una mujer de 35 años, ella es joven, bonita, inteligente y muy trabajadora, quien me contó estar saliendo de una relación toxica que termino en un desgaste emocional bastante fuerte y esto desencadenó en ella sentimientos de culpa y remordimiento que le impedían ser libre.

En medio de nuestra conversación le recomendé que debía perdonarse y perdonar a esa persona que tanto daño le había causado,  porque de lo contrario esto sería como un  ancla en su vida.

Pensando en esto busque el significado de lo que era un ancla y encontré que estas son un objeto móvil CAUTIVO náutico cuyas características de construcción permiten a un barco fijar por agarre su posición en el mar sin tener que preocuparse por la corriente, oponiéndose a la fuerza de la marea. Contiene dos o más ganchos los cuales son responsables de que esta se AFERRE al fondo marino impidiendo que el barco pueda ser arrastrado.

En mi mente vi las imágenes de como son y lo pesadas que llegan a ser, así que en medio de mi reflexión puede comprender que nosotros los seres humanos generalmente tendemos a crear anclas por los diferentes logros o tropiezos de la vida.

Hay anclas que nos  mantienen CAUTIVOS (resalto esta palabra porque es fuerte y  pesada, igual que las anclas oxidadas por la salinidad del mar) a raíz de la falta de perdón y albergamos una tristeza tan profunda que el corazón se vuelve amargo  y esta nos sujeta de tal manera que se opone a la libertad que nos lleva a disfrutar la vida. Por ejemplo, si has pasado o estas pasando por la situación que vivió mi amiga, una relación en la que le invertiste tiempo, esfuerzo y todas tus esperanzas, soñando en ese final feliz de un matrimonio, sin embargo esta terminó en un enorme fracaso, pero la falta de superar esta perdida ha hecho que las voces internas de fracaso resuenen con mas fuerza y te llevan a mendigar amor y compañía por miedo a la soledad….

Creo que podría seguir escribiendo de esas anclas que normalmente tendemos a construir, Sin embargo quiero que te enfoques en esta palabra:

AFERRARME……

Y es que al reflexionar en esta palabra descubro que en la Biblia se habla de la CORRECTA ANCLA, aquella que encuentro en Hebreos 6:19 que dice: «Esta esperanza es un ANCLA  firme y confiable para el alma; nos conduce a través de la cortina al santuario interior de Dios». Es Jesús la verdadera ancla,  la única a la que debes sujetarte, la única de la cual te debes aferrar y es que CUANDO ESTAS ANCLADO A JESÚS tendrás vida, sanidad, valor, y dirección, porque estarás sujeto al corazón del Padre Dios y Jesús es el que navega en aguas que fluyen  para llevarte a tu destino y propósito.

Así que si estás pasando por un tiempo de dolor e incertidumbre mi consejo para ti es:

  1. Enfócate en construir tu vida y en que esta sea llamativa encontrando tu propósito y dirección.
  2. No pierdas tu tiempo buscando llenar tus vacíos con otras personas, porque esto solo lo puede llenar Jesús. mas bien Pasa tiempo buscando a Dios y dejando que Él sacie todo tu ser, eso hará de ti una persona valiosa, sensata y feliz.
  3. Trabaja en tu carácter y emociones. Cierra ciclos en tu vida que incluso vienen del pasado y que podrían haber sido los causantes de tu ruptura del presente.
  4. El amor verdadero no trae dolor, pero la dependencia en una persona te traerá tristeza, porque los seres humanos siempre fallaremos, somos humanos, pero Jesús JAMÁS te fallara. Solo él puede llenar y restaurar tu vida pues su amor echa fuera todo dolor.

Reflexiona en esto:

“El amor es paciente y bondadoso. El amor no es celoso ni fanfarrón ni orgulloso, ni ofensivo. No exige que las cosas se hagan a su manera. No se irrita ni lleva un registro de las ofensas recibidas.  No se alegra de la injusticia sino que se alegra cuando la verdad triunfa. El amor nunca se da por vencido, jamás pierde la fe, siempre tiene esperanzas y se mantiene firme en toda circunstancia. 

1 corintios 13: 4-7.

Salir de la versión móvil